10 abr. 2007

Adentro en las tinieblas...

A veces uno está en un espacio tan pero tan oscuro que no puedes siquiera asegurar sus dimensiones…

Hay tanta oscuridad que no sabes dónde estás metido, quién te llevó hasta allí y porqué. Te preguntas si es un castigo o una prueba, te interrogas sobre las cosas que has hecho y no encuentras los motivos para tal situación. Un día estabas fuera y ahora dentro… ayer respirabas aire y ahora no ves ni el color de lo que aspiras…

A veces crees ver unas poquitas lucecitas que simulan estrellas, te hacen suspirar, te hacen reflexionar el para qué estás allí y tratan de empujarte al exterior… pero no es tan sencillo.

Es curioso, sabes que está mal quedarte allí, pero hay una fuerza que no permite que te muevas, es como una cadena amarrada a tu cintura que te hace daño cada vez que te mueves. Y también hay algo en tu garganta que impida que grites tanto como quieras, es como si tu voz se apagara...

Muchos afuera no comprenden, la mayoría cree que es una exageración de tu parte el describir tanto negro y tanto vacío. Dicen que sólo debes girar del picaporte para salir… no lo entienden, no imaginan la fuerza que hay que tener para palpar y acertar con la manilla y luego girarla… es tan pesada…

Uno cree tener esa fuerza, pero cuando estás del otro lado… en ese encierro te agotas rápido… es tan fácil sólo dejarse caer en el suelo y quedarte a esperar, quien sabe qué, tal vez que abran desde afuera, tal vez que la penumbra termine de consumirte, es tan viable sólo esperar…

Quizás es miedo, miedo de aceptar los errores, las metidas de pata, los cambios obligados ¿hay derecho para sentir ese desasosiego? Quizás es la costumbre que tiene el humano de no querer equivocarse y de hacer cualquier cosa para evitarlo… ¿será entonces miedo al ridículo, a los juicios?

Pero allí adentro hay mucho de eso, y también de pena, pesadas lágrimas, frío, preguntas (ni siquiera dudas), reproches, dolor, desesperanza…

Todo parece una mala película de ficción, ¿sabes? De esas con las que peleas con los protagonistas diciendo ¡pero párate, deja de llorar, qué drama vale!

Mientras más lo piensas y menos lo dices más se mueve el suelo hacia abajo, haciendo la noche más negra, casi lo justo para no saber si tienes los ojos abiertos o cerrados… por estar tan oscuro quizás ya no veas lucecitas, las sombras las apagan…

Recuerdas haber estado momentos antes vestida de punta en blanco, pero ya las tinieblas te hacen dudar cómo y cuándo llegaste a su poderío. No estás segura ni de tu rostro, ese que se está marcando con las ojeras y la inflamación de tanto llanto.

Ya tampoco sabes si quieres salir...

¿Te ha pasado?

Tags: , , .

7 comentarios:

enigmas exPRESS / Gandica dijo...

...ummm, como que te metiste en un agujero negro de esos que habla S. Howking. Creo que todos hemos estado en algún momento en esas zonas de oscuridad. Que si.

Bueno, sea lo que sea, que el asunto se resuelva, por lo menos de la manera más conveniente.

Victor Escalona dijo...

Hace años conocí a una chica preciosa de ojos verdiazules, simpática y llena de vida. Tenía un supuesto defecto al pronunciar las "r", pero solo las "r" precedidas de una consonante, no se como se le ocurrió a alguien enseñarle un truco: dividir las palabras con las que tenía dificultad. Así, por ejemplo, la palabre "tigre" se dividía como: ti-ge-re, al pronunciarla pensando así, la chica no tuvo problemas y milagrosamente desapareció su defecto.
Eve: no se si este truco sirva, pero, a veces, hace milagros.
Mira los siguientes videos:

Video 1 http://www.youtube.com/watch?v=2VszmL1UqZc
Video 2
http://www.youtube.com/watch?v=RVBqz_g29GI
Video 3
http://www.youtube.com/watch?v=EIsSWjUzE7k

martis dijo...

Amiguilla, este es otro de esos post que la dejan a una sin palabras... ¿qué fue? todo parecía bien en la mañana. Recuerda que estas son etapas, que a veces una se descuida y sin querer entra en esos huecos negros, terribles. Lo importante es saber que tienes el poder de salir y estoy segura de que podrás salir de ese hueco, tan radiente y bien parada como siempre.
Un gran abrazo, sabes que estoy acá. Besos!

Monique! dijo...

Chejita linda, estás implosionando.

Cuando empecé a leer pensé que se trataba de otra persona, luego recé porque fuera un chiste de esos que asusta pero luego tiene un final felíz.

Luego vi que la cosa iba en serio y ahora estoy realmente asustada porque te conozco hace años y cuando tú pegas un grito va en serio... pero más aún, siempre sueles explicar las cosas tan pausada y no-dramaticamente que uno se tranquiliza.

Ahora, esto no tuvo nada de no-dramático, así que ya estoy marcando tu número y así sea a rastras salimos de esta amiga.

Merecemos unas birras. Cuando allá llueve aquí truena.

Un abrazo del alma. ¡Que nos busquen muertas en Choroní! (Incluyo a Martis también).

Monique

Evelyn dijo...

Pues si Enigma en una cosa de esas :). Gracias por las porras y sin duda saldré de allí como todos quienes caen por lo menos una vez y logran encontrar el picaporte ;)

Victor no tienes idea de lo acertado de tu mensaje... agradezco infinitamente que hayas hecho este comentario y que me hayas llevado a esos videos...

Martis y Moniq estoy más que segura de que las tengo del otro lado de la puerta, son 2 de esas lucecitas de las que hablaba. Y justamente por conocerme como me conocen saben que lo menos que quiero es preocuparlas, así que tranquilas, que se trata sólo de una de esas etapas de las que siempre se puede salir ;)

martis dijo...

Tengo una ganzúa para abrir la puerta. Linternas, velas, encendedores. You name it dear, aquí seguimos haciéndote porras.

Evelyn dijo...

Martis: Muack