6 feb. 2007

De un placer matutino a una &%$#!/ nocturna

Cuando esta mañana a las 7:00 (sí, madrugué) estaba caminado por la plaza Bolívar de Caracas (en otro momento les doy mis razones), lugares por los que no transitaba desde hace más de 8 años (por razones obvias) quedé gratamente sorprendida…

No se si fue porque era muy temprano para los buhoneros (sí allá hay, no me lo contaron, los vi cuando regresaba al mediodía), o el cielo estaba muy azul, quizás porque la brisa era aún fría. Pero me pareció estar turistiando en otro país latinoamericano.

Parecía loca viendo a los lados, leyendo las placas, recordando cuando iba con mi familia por esos lares…

Las fuentes de agua funcionaban (después me di cuenta que sólo la mitad, pero no importa, eso no me quitó la divina sensación), el piso estaba limpio, las paredes del Capitolio, Concejo Municipal y la Catedral estaban impecables (hasta que me acerqué lo suficiente, pero tampoco me iba a turbar ese momento).

Tomé mi juguito de naranja servido por un viejito simpático, en fin, me encantó. Me acordé de Lindísima y su época favorita. Ya tenía el tema para escribir…

Pero todo era demasiado perfecto para estar en la ciudad en la que estoy… Una hora más tarde las cosas negativas, el desorden, la mala atención y pare usted de contar me trajeron a la realidad…

¿La guinda? Al final del día, un trío de malandros menores de edad con pistola en mano se subieron en el autobús donde viajaba y apuntaron, asustaron, amenazaron y robaron…
En esta oportunidad me salvé de que me quitaran mis pertenencias ¿por qué? No tengo idea…

Quizás por mi cara de bolsa, tal vez porque me acurruqué bastante al señor con quien compartía el asiento, posiblemente porque me hice invisible, o porque al estar literalmente al lado del tipo con el arma no me vieron…

El hecho es que me asusté bastante… no me gustan las armas aunque tengo muy buena puntería, se manejar una y mi esposo practicaba tiro olímpico.
El escuchar a los carajitos estos amenazar y el sonar del “encasquillar” varias veces el arma como si fuera un juguete (y no, no lo era) realmente hizo que todo el encanto que al empezar el día tenía por mi Caracas se fuera por el tubo de escape del autobús…

No me pregunten a esta hora qué pienso de la ciudad…

13 comentarios:

luis dijo...

Y ahora ¿vas hacer turismo en Iraq?
creo que alla es menos peligroso.
A mi me asaltaron en un carrito hace unos años, pero fue mucho mas traumatico. Hubo mas violencia.
Pero aqui vivimos

-Leonardo Miquilena- dijo...

bueno corazon, asi estan las cosas en este pais.. a mi me asaltaron a las 3 de la tarde 2 niñitos pero con tremendas pistolas, me golpearon por satisfacción pero bueno que mas se hace vivir la vida.. que es una sola... ojo no vivo en ccs.. vivo en el occidente jejeje.. saludos..

Curiosa dijo...

Caracas...muy linda, si
Venezuela...hermosa,cierto
Vivir aqui...es una pesadilla
Yo tengo terror a montarme en un carrito desde las 2 ultimas veces en que gracias a Dios y la Virgen,como tu me hice invisible,pero el suso queda.
Cuando ando en carro es la misma lavativa, desde que nos persiguió un monorizado y otra vez Dios nos hizo invisibles.
Pero como no se hasta cuando voy a contar con la invisiblidad que Dios me quiera dar, me da terror salir a la calle, aqui...en mi tierra hermosa y llena de delincuencia.

Evelyn dijo...

Hola Luis... más o menos como para qué, aquí tengo de todo tipo de violencia y desgracia...

Leonardo aunque se que es el "pan nuestro de cada día", me sigue doliendo la situación, me saca la piedra pues que no haya solución posible y se siga con la porquería de cuento del socialismo.

Curiosa no da arrechera vale?????. No me importa que sea el común, me sigue molestando que no pueda salir por miedo y no se haga nada al respecto... qué &%$"!"#

Joanna dijo...

Gracias a Dios estas bien, yo vivo fuera de Venezuela y una de las razones por las que sali de alla fue por eso mismo, estaba enferma con la paranoia de la inseguridad ya que me habian robado muchas veces:a pie, en carro, sentada, parada, con pistola sin ella, con pico de botella, en fin no sigo por que si no los traumatizo. Donde vivo tambien hay robos pero salgo con mi carro tranquila a la calle no ando con zozobras de ningun tipo

La Flaca Simplona dijo...

Que lástima Evelyn que tu día haya tenido que terminar así. Y decir que eso le pasa a todos, es como "mal de muchos, consuelo de tontos". No es justo que tengamos que vivir así!

Ricky del Norte dijo...

Me alegro que hayas salido bien de ese gran susto..., yo afortunadamente tengo muchos años que no me llevo uno de esos!!!, pero cuando vivía en Caracas ya no recuerdo cuantos atracos he visto y he sido victima!!!.

Un gran saludo y cuidate.

Lindisima dijo...

Amiga que triste que terminaras el día así, el sábado estando en el carro de mi cuñada presencie como robaban a un muchacho que estaba en una parada y lo más triste es que los que lo atracón se fueron caminando sin ton ni son, estamos viviendo una inseguridad desmedida, yo se por que no te vieron los malandritos, por que en ese momento tu ángel de la guarda te cubrió con sus alas, cuídate mucho, gracias por haberte acordado de mi en ese paseo con un final no deseado, besos para ti

Jesús Nieves Montero dijo...

por eso siempre diré que es incorrecto esa frase que gusta a algunos periodistas :"hemos agotado nuestra capacidad de asombro"...

eso no aplica a estas tierras...

¡salud porque no te pasó nada!

Marcel Pommiez Aqueveque dijo...

Que son los Buhoneros????


Un abrazo

Katyca dijo...

Pues qué casualidad... eso meditaba en estos días pasados: lo bueno que fue para mis padres el comprarse la camioneta que ellos tanto querían y que semanas después a mi hermano le robaran el carro de mi madre.

A veces no sabemos como manejar el trauma post robo, sobretodo si a esa persona (como es el caso de mis papas) le costó tanto conseguirlo. Pero no sé, trato de conseguirle (aun) el lado positivo al asuntico!

Saludos, pasé por acá linkeando!!

Katyca!!

Evelyn dijo...

Joanna, si, es lo único que me tranquiliza... que no me pasó nada grave. Gracias por pasar por mi cuaderno. Y quién sabe, también podría ser este el motivo principal de mi salida...

Flaca, qué mas puedo decir... es insólito que no puedas ver siquiera una solución viable ni a corto o largo plazo... es sencillamente horrible y cada vez peor...

Ricky del Norte gracias. Aunque parezca ficción en esta ciudad sale es decir "soy de la minoría a quienes nunca han atracado..."

Lindísima, ese es otro punto, uno al verlo provoca denunciar o gritar o ayudar, pero puede ser peor mucho peor, así que no le queda otra que callar y pasar por una lado como si no hubiese pasado nada... ufff hasta inhumanos nos están volviendo...
Lindo tu razonamiento del ángel, eso fue lo que pasó :)

Así es Jesús, esta es la tierra de todo lo posible e imposible, lástima que se trate de sólo las cosas negativas...

Marcel buhoneros son personas que venden mercancía de cualquier clase en las calles. Acá en Venezuela no sólo lo hacen sobre sábanas en el piso sino tienen tarantines sobre las aceras. Acá no huyen de la policía pues es legal desde que Chávez está en el poder.
Desde hace poco ha intentado eliminarlos llevándolos a centros comerciales hechos para ellos, pero todo es una farsa, pues ni hacen los locales ni los sacan en totalidad.

Katica, bienvenida y gracias por dejar tu comentario. Respecto a lo que dices es triste que luego de tanta lucha y sacrificio (sabes? porque no te han regalado nada) venga cualquiera a quitártelo... lo peor es que muchos se están acostumbrando a la situación viéndolo muy normal, incluso te tildan de materialista si reclamas mucho... "En este país, tu país, mi país..."

martis dijo...

Amiga gracia a Dios no te pasó nada; el susto y la rabieta más ná... lo siento por haber culminado el día así. Uno trata de reconciliarse con esta ciudad y no se puede. Caracas = belleza asesina . Ojalá el gobierno se encargara ofrecer seguridad y generar trabajo, para que en vez de tener las calles llenas de zagaletones equivocados jugando a las peliculas con armas de verdad y con nuestras vidas, tuvieramos gente ocupada en trabajos reales, dignos, con ingresos decentes, chamos estudiando y llenandose la cabeza de cosas productivas en lugar de ocio y malas ideas... Lo siento amiga, me asusté por tí cuando leí el post.
Gracias a Dios por la invisibilidad selectiva.Un abrazo.