3 sept. 2006

Bloopers matrimoniales

En estos días estuve en casa de Mónica tomándonos unos vinitos junto a otras 3 amigas, hablamos de todo un poco: juntas de condominio, ropa, trabajo, cirugía estética y cualquier cosa que surge entre mujeres… correcto, también de hombres.

Dos del grupo estamos casadas y reiteré que las fiestas para celebrar el matrimonio siempre (de una u otra forma) es un divertido caos (divertido luego de un rato). Así que les daré el top ten de las situaciones más locas que ocurrieron en mi boda con la idea de que me digan las suyas…

1.- Debido a que la boda se efectuó días después del deslave de La Guaira, la mitad de las cosas que se habían planificado debieron ser reemplazadas por las que estaban en stock (flores, quesos, etc.).

2.- Luego de horas en la peluquería y explicarle infinitamente a la peluquera cómo debía ponerme la tiara (que me costó más que el vestido) a la señora del #&#% se le rompió y como si nada me dijo que no me angustiara, que ella la pegaba con pega loca!!!.
No se quién le habrá pagado los servicios, pero yo no fui.

3.- Estaba lloviendo a cántaros (por suerte sólo de a ratos) y no pude tomarme las fotos que quería. El fotógrafo llegó tarde a casa de mis padres por la misma razón.

4.- Lo que tiene de puntual mi ahora esposo lo tiene de despistado y entre las tantas tareas que debía cumplir mientras me disfrazaban de novia él debía buscar los “botoniers” para el cortejo… a las horas, en mi casa estaba la mayoría y él se quedó sólo con los de su papá y el propio. Le dieron instrucciones claras: “métalos en la nevera”, el chico las metió en el congelador… en el momento de colocárselas estaban congeladas (se partían al tocar las pobres flores)… ¿pues qué hizo? Las metió en el microondas… ¿vale la pena explicarles cómo quedaron?

5.- Dos de los chicos del cortejo cancelaron (en el momento) por que no habían conseguido los trajes… por suerte dos de mis queridos primos los suplantaron.

6.- Debido a la lluvia y a mi fama de impuntual, a mi adorado tormento no se le ocurrió otra cosa que retrasar la boda media hora sin avisarme (jurando que me esperaría más de los 10 minutos reglamentarios)… así que soy una de las novias que ha debido esperar al novio. Obviamente la gente empezó a murmurar sobre que el muchacho se echó pa’ atrás.

7.- El amable cura que nos casó nos regañó por lanzar pétalos de rosas en la ceremonia, le cobró al “luminito” por enchufar las luces (para el video) y la guinda del vaso: nos cerró la iglesia apenas cruzamos la puerta (casi se lleva la cola de mi vestido!).

8.- Al llegar luego de la ceremonia y ver por primera vez la torta terminada (no en fotos), nos dimos cuenta que no fue la que pedimos

9.- Luego de meses practicando el vals con una canción específica (esa que en teoría representaba tu amor y bla bla bla), a mi querida madre se le olvidó llevar el CD, así que nuestro primer baile fue con la canción que el tecladista se sabía…

10.- Yo había tenido la despedida de soltera dos días antes, mi voz no existía, hablaba más grave que mi pareja… parecía un tranformista cada vez que emitía sonido pues.
Cerca de las 2:00 am, después de horas de bochinche, mis tíos debieron hacer una junta de médicos y determinar que estaba en pleno proceso asmático… y que debía irme a una clínica… ¿mi primera noche de bodas? Con un tanque de oxigeno al lado y agujas de acupuntura…

Y a ti qué te pasó?

8 comentarios:

martis dijo...

Amiga que calamitosa boda.

martis dijo...

Eve esto fue la locura total. Recuerdo que me contaste alguna de las cosas, pero nunca todas enumeradas juntitas. La mejor de todas sin duda las florecitas del botonier en microondas, !jamás pensé que alguien sería tan ingenuo! que bello josé (claro bello ahora, en ese momento seguro querías matarlo) y claro está que el detallito de haber cambiado la hora de la misa es otro momento Kodak.
En mi caso no hubo tantos bloopers...al menos que yo haya percatado. Del previo me sorprendió que la floristeria me matara como a cualquier novia con arreglos blancos clásicos, sin mayor remordimiento. Es un hecho que todos quedaron bellos pero especificamente por 1era vez en mi vida me habia aprendido nombres de flores, había realizado el montaje tal como lo quería, exigí lirios asiáticos y astromelias de tonos precisos y fuí muy exacta con la cantidad, color y forma de mi buquet, para que quedara a tono con la decoración de la fiesta y con mi traje de novia colorido. Al ver lo BLANCO inmaculadamente BLANCO de todo y especialmente del bouquet, no lo quise tomar en mis manos. Estuvo bello pero sentía que había sido presa de la tradición despintada.
Por ahora no recuerdo más... seguro que preguntandole a la gente que estuvo alli y a mi mamá que estuvo pendiente de todo los detalles consigo que me suelten alguna perla; aunque no creo que haya sido algo grave pues no recuerdo caras de gran estres.

Evelyn dijo...

Pues amiga, yo sí recuerdo otro bloopers en tu boda. ¿Se te olvida que tuvieron que prácticamente sacarte a la fuerza del salón para que te acomodaras (disfrazar de novia pues)porque lo único que hacías era dar ordenes a los pobres señores de la decoración?, jajaja

Monique dijo...

Yo por eso insisto!!! nada de flores ni bouquets, me caso en la playa con los panas y me tomo una birra o máximo un vinito! (si es que...)

El problema es que con los años (o a veces antes) empiezas a detestar la formalidad. Además, ¿no coinciden conmigo que el matrimonio es el día a día? No conozco muchas novias que hayan podido disfrutar ni su boda ni su luna de miel.

Estaban tan tan estresadas las pobres con el tema del vestido, el cortejo, etc... se pelearon tantas veces con el novio, la familia, etc. etc.

Total que a la larga me ha resultado incluso desmoralizante el asunto.


Slds

Slds

Evelyn dijo...

Jajajajajjaja, pero no hace falta exagerar... recuerda que se transformó en un "divertido caos"... cosas para contarles a los nietos pues... jajajjaa

martis dijo...

Naaa de eso Monic La cosa es un paseo, yo armé mi boda y en retrospectiva, para mi forma de ser, el estres fueminimo lo mismo que las peleas con los coloboradores: novio, madre, hermana, agencias. Sí hay tensión es lógico porque tooodo el mundo sabe que es lo mejor, lo más bonito o lo más novedoso. Es cosa de vacilarselo de la mejor forma posible y sí hacerle caso a quienes ya han pasado por eso y te cuentan los escenarios risibles que vivieron y cómo los superaron. Eso ayuda a bajar el estres aunque no lo parezca. Al final, se siente rico ver que todo está como te emocionaste y la gente lo disfruó. Yo por ejemplo disfruté mucho cada invitado, pasapalo, trago y demás del baile.

Yaritza dijo...

Estoy de acuerdo con Monic: las fiestas de matrimonio son una ladilla.

La última vez que fui a una, de una gran amiga por la que hice un viaje casi de ida y vuelta a Mérida, en la fiesta había un "gentio" que la pobre ni conocía... se sentía extraña en su propia boda.

Su mamá y hermanas, junto al novio, se encargaron practicamente de todo porque ella estaba en Caracas trabajando.

Para colmo de males la orquesta se fue a las 6 pm!!... recogió hasta el micrófono y se largó. La gente se quedó "lela y prendida"... todo el mundo comentaba y criticaba.

Bueno imaginate que yo sólo me quedé 1 hora y me fui despues de un viaje tan agotador.

En conclusión, no es por criticar la fiesta de la pana sino que me di cuenta que esas cosas tienen que ser muy privadas y casi que exclusivas con tus amigos y una selección de tu familia..., es decir, que la gente que vaya realmente sea por que te aprecia.

Otra cosa es que hay que olvidarse del protocolo loco, que lo que hace es dejar a la gente agotada meses antes y pelando bolas.
Esa es mi opinión.

No tiene sentido tanto peo a la hora de armar una rumba, la que sea, fíjate en mi cumpleaños... qué ladilla el lio en que me vi para tratar de controlar al grupo y adivinar qué carajo querían hacer.

No, definitivamente yo no sirvo para esas vainas. Ya veré qué haré si es que me toca.

Evelyn dijo...

Insisto... y tal como dice Martis, esos "peos" son graciosos después, son cosas para contar y reir... lo que hay que hacer es estar conciente desde el principio y no lanzarte al Guaire antes de tiempo... mira que el matrimonio (vivir en pareja pues, sin formalismos) en sí es más complicado jajajajaj