9 nov. 2006

El irrespeto del venezolano (una experiencia absurda pero real)

Ayer tuve un día genial, al mediodía repartí abrazos gratis en Altamira (Caracas) y en la noche fuimos a ver “Laureamor y Emidilio” acompañados por Amilcar Rivero en el Santa Rosa de Lima. ¡Qué buen show!, excelente, me reí durante las dos horas y media que duró. Recomendable a más no poder!!!

Pero el punto real de este post no es lo maravilloso del espectáculo (en cualquier momento les hablaré un poco de él) sino de lo más impactante de todo el evento, que no fue que comenzó con una hora de retraso porque invitados especiales de los organizadores no habían llegado sino que resulta que cuando Emilio Lovera, Laureano Márquez y Amilcar Rivero se disponían a despedirse prendieron las luces del auditorio y la gente empezó a salir en estampida, sí, como animales

Tanto así que el mismo Emilio les dijo “¡Hey, no hemos terminado!” ¿Pueden creerlo?????? Yo no… ¿ya les dije que estábamos en el Colegio Santa Rosa de Lima y no en una plaza, o en el centro de la capital?
La gente que lo hizo supongo que era para evitar la cola del estacionamiento… pero nosotros salimos luego de que realmente se terminó el show y no tuvimos problemas al salir… no era el Sambil.

Ya esto lo vivo con frecuencia en el cine, pero la gente en la pantalla no esta viendo que te vas! ¿Dónde está el respeto por el trabajo de unos profesionales?

Siento que la mayoría de la gente en este país toma la profesión del actor como algo pasajero, algo sencillo y hasta superficial. Yo no soy actriz pero tengo clarísimo que ese es un duro trabajo que merece respeto igual que cualquier otro.

Recuerdo en una oportunidad cuando fui con mi familia a ver “Monólogos de la Vagina” y repitieron 5 veces que apagaran los celulares al entrar a la sala. Pues como de costumbre a muchos se les olvidó y a una señora, como de 50 años sentada tras de mí, le empezó a sonar insistentemente, la doña no lo encontraba en su cartera y sonaba, sonaba y sonaba.

La actriz que estaba en ese momento en escena era Gledys Ibarra y bastante aguantó hasta que dijo: “¿será posible que apaguen ese teléfono?”, y seguía sonando, así que se paró de la silla donde estaba y dijo “ya no sigo”. La mujer finalmente consiguió el teléfono en la gigante bolsa que cargaba y lo apago (menos mal que no lo contestó, aunque ya no lo recuerdo).

Prendieron las luces, salió el director de la obra y el resto de las actrices a hablar con Gledys. ¿y qué hacía mucha de la gente? ¡se quejaba de la actitud de la actriz!, es como si un cirujano esté haciendo una operación en la que obviamente necesita concentración, se la quiten y luego le reclamen porque esté molesto. Al final continuó la obra, pero al salir escuché a más de uno acordarse de la mamá de Gledys…

Simplemente a estos profesionales le faltan el respeto con frecuencia… será que a cualquiera de estos maleducados les gustaría que le hicieran algo semejante?
Ahora no sólo nos vamos a dar a conocer por tener un país de "rojos-rojitos", mujeres bellas, bueno publicistas y creadores sino como la tierra de los seres más vivos del continente y ahora de los más maleducados... ¡qué bien vale!

En este país, tu país, mi país…
Tags: , , , ,

10 comentarios:

topocho dijo...

Qué te puedo decir, una vez una señora me armó un zaperoco en el cine porque le reclamé que estuviera leyendo en voz alta la película para uno de sus niños ¿Será que yo pagué la entrada al cine para oirla a ella? ¿O que el Dolby en realidad es plata perdida?

Evelyn dijo...

Noooooo, eso tampoco lo soporto. Más de una vez también he peleado por lo mismo Topocho, incluso en un oportunidad me lanzaron la cajita con cotufas encima...
Gracias por dejar tu anotación en mi cuaderno, espero que se hagan costumbre tus visitas!!!

El Trimardito dijo...

Bueno mucha gente tiene la costumbre de hacer oidos sordos con este tema del celular, y con respecto a salir antes del espectáculo, eso me parece un absurdo total, hay que disfrutarlo hasta que se termine.

El Trimardito dijo...

Bueno mucha gente tiene la costumbre de hacer oidos sordos con este tema del celular, y con respecto a salir antes del espectáculo, eso me parece un absurdo total, hay que disfrutarlo hasta que se termine.

Anónimo dijo...

De verdad que es bien desagradable la mala educación y antiparabolismo de muchas personas.

Lo vivo a diario en reuniones, donde el celular es más importante que una reunión de trabajo, que ya de por sí cuesta para poder reunirnos todos. Sin contar con las conferencias donde los celulares suenan, se demoran para atender o apagarlos y para colmo los atienden y hablan duro diciendo gritao' "I am busy now, can I call you back later? uh?... I CAN'T RAISE THE VOICE BECAUSE I AM IN A CONFERENCE"....

Por otra parte también es desagradable ir a un concierto y tener al lado alguien hablando o simplemente comiendo con esas bolsitas de celofán que suenan de más. Es un total irrespeto para el músico y los espectadores.

Saludos.

SB dijo...

Asì es, nuestro paìs se destaca por tener a los mas "vivos" si es que se le puede llamar así a la cantidad de seres que andan por ahì irrespetando a todos los que tienen la mala suerte de cruzarse en su camino. Por eso estamos rojos...rojitos, por eso estamos como estamos.

Nos quejamos de que las cosas van mal, pero como sociedad sólo cambiaremos cuando cambiemos como individuos.

Saludos.

SB

Miguel Pinto dijo...

Huyyy amiga ahora es que nos falta aprender a respetar a los demás, esa es una asignatura pendiente para muchos venezolanos. Ciertamente no hay respeto ni ninguna consideración hacia actrices y actores, en el caso particular de este relato, así como tampoco hay respeto hacia otros profesionales.

Evelyn dijo...

Así es Trimardito, lo lógico sería que la gente termine de ver el show... pero qué te puedo decir?
No puedo imaginar los comentarios de los actores... ¿o será que también se están acostombrunda a la mediocridad de su público nacional?
Muchas gracias por pasar por acá, bienvenido!!!

WebOn eso en las reuniones es una fija, casualmente vengo llegando de una en que una señora contesto su celular y se puso a hablar tan alto, que la persona que estaba explicando debió callarse y esperar que terminara... ¿puedes creer que la señora ni se inmutó?

Miguel, mejor no pudo ser explucido. ¿Será que tendremos que impulsar un cambio más en el pensum educativo? Esto sería más valioso que el pre-militar que ya están dando...

Monique dijo...

Hola Eve, te cuento que gran parte de eso fue culpa de los zánganos de los vigilantes de los estacionamientos, que le dijeron a la gente que iban a cerrarlos a las 11 en punto porque hasta esa hora es que trabajaban ellos. ¿Qué tal?

Lo que me da mas rabia es que era mentira, los estacionamientos que contrató Cargill (4 en total), estuvieron abiertos hasta que se fue el último carro, pero toda la gente estaba con un stress tremendo con el tema (por lo menos los que estacionamos en las canchas).

En fin, un ejemplo más de cómo la viveza de unos pocos (los vigilantes para tirárselas de vivos), produce una consecuencia lamentable, que la gente ande estresada parándose para no quedarse con el carro retenido.

Slds

Monique

Evelyn dijo...

SB, una vez más te doy completamente la razón... el problema de nuestro país son quienes lo habitamos...

Monique ciertamente algunas de las personas se fueron por ello antes de las 11pm, pero la gran mayoría esperó hasta después de esa hora y con las luces prendidas para hacerlo... así que en ese caso creo que no fue por lo del carro.