10 oct. 2006

La ciencia te la pone difícil…

Luego de haber leído y posteriormente escrito acá acerca de la noticia sobre la búsqueda de la Fundación X Prize de la secuencia genética de 100 personas, entre ellas varias personalidades y que pagarían 10 millones de dólares para quien las consiguiera me puse a pensar más allá… de las implicaciones que trae consigo el avance científico en la rama de la genética.

Automáticamente lo mezclé con la película (muy buena por demás) Gattaca… ¿la recuerdas?, en aquel momento parecía imposible que en algún futuro cercano se pudiese clonar más allá que una oveja… en el filme una pareja iba a un laboratorio a pedir a su hijo, es decir, a entregar una lista con las virtudes físicas y mentales que tendría su futuro hijo… y así como a la carta se lo “hacían”.

Para muchos, como a mis padres por ejemplo, la idea causó risa y otros lo aceptaron sencillamente por tratarse de una película de ciencia ficción… pero estamos concientes que es hacia allá a donde vamos ¿no?

En varias oportunidades he pensado en que si tengo esa oportunidad qué haría… pidiera por catálogo a mi hijo asegurando su futuro profesional, social y económico o lo dejaría “a la buena de Dios” tentando así al destino y aumentando la posibilidad (que como el protagonista) viviera marginado o fingiendo con gran esfuerzo lo que no pudo ser?

Aquí pienso en las futuras madres a quienes les avisan que su hijo llegará al mundo con una deficiencia mental o física y ellas, con toda la valentía que implica, deciden tenerlo... ¿eso está bien o está mal?

Recuerdo que cuando estaba pequeña teníamos unos vecinos cuyo hijo mayor tenía síndrome de Down… el chico me caía full bien, pasábamos tardes jugando con él, pero a pesar de mi poca edad veía cómo sufría su madre… como lloraba diciendo “que será de él cuando yo muera”, también fui testigo de cómo lo burlaban otros chicos del edificio.

Pero al mismo tiempo llega a mi memoria los soporrotocientos guiones que tuve que escribir para RCTV en los que se tocaba el tema y cómo muchísimas personas llegaban a tener una vida “normal” a pesar de esa enfermedad… con ayuda y orientación claro. O cuando trabajé en el periódico y veía cómo el diseñador (a quién le faltaba un brazo – de nacimiento-) hacía maravillas…

Así que… qué haría? Lo pidiera como si de un producto de catálogo se tratara? Mmm, no lo se… por suerte no me tocará decidirlo, quizás a mis nietos o bisnietos si…
Y la otra: ¿qué pasaría si te dicen que tu futuro hijo no es “normal”?, ups, esa pregunta sí está difícil y tampoco tengo la respuesta… creo que preferiría que no llegara al mundo… no por egoísmo sino por que sentiría que esa personita (que no tiene la culpa) vendría a ser incomprendido y degradado… y sí la ciencia y sus avances me dieron la posibilidad desde tan temprano de ayudarlo con su felicidad…

¿Tu qué piensas?

Seguir leyendo...
Tags: , , ,

3 comentarios:

Jesús Nieves Montero dijo...

hace poco hubo una polémica en españa por la idea de letizia de conservar células madre de su hijo...

es que por allí viene otro problema, que se trata de una nueva forma de discriminación, no todo el mundo podría acceder a este tipo de biotecnología...

me parece un tanto apocalíptica la paosibilidad de controlar la genética...

se necesitarán leyes y, sobre todo, sentido común de parte del público y los científicos...

salud!

j.

Monique dijo...

Eve, sería toda una maravilla que le pudieras escoger las características... piensa por ejemplo poder escogerle la nariz!!! (de la que se salvaría no?), jejeje.

Fuera de broma, te pongo un ejemplo, mi familia paterna ha estado constantemente sometido a taras genéticas. Tengo primos con polidactilia, sindactilia, labio leporino, paladar perforado y un largo etcétera de problemas.

Yo estoy muy clara de que no quiero eso para mis hijos, por ende, ya tengo todo listo, ya sé cuál es el genetista al que voy a ir y ya sé desde cuándo y cómo y en qué momento me tengo que hacer cada exámen.

Claro, siempre habrá un riesgo, pero que no digan que no tomé las previsiones...

Slds

Evelyn dijo...

Jesús... no existe el sentido común... las leyes funcionan para algunos pero lamentablemente no para quienes las violan...
Y sobre la discriminación... existe desde que el hombre es hombre...
¿Complicada la cosa no?